Su tercer verano consecutivo en el Festival Internacional de Música Starlite Marbella, ha roto todos los moldes. Unas horas antes del concierto afirmó en twitter que iba a desmelenar Marbella, y lo recordó al inicio del concierto: “Qué ordenaditos estáis por filas y sectores. Y que peinaítos. Pero voy a despeinaros, puedo ser el mayor enemigo para los peluqueros españoles”.

Alejandro Sanz cumplió las expectativas del público y las superó. Fue un concierto intenso y cercano, Alejandro tuvo tiempo de interactuar y divertirse con el público entre canción y canción. Cada año el artista tiene puestas en escena más maduras y profundas, ha tenido dedicatorias para su hija y gran dedicación a su grupo incondicional de fans, que a pesar de los elevados precios de Marbella, han asistido fielmente.

El repertorio de canciones fue sublime, ya que hizo un repaso de grandes éxitos intercalando con su último trabajo “Sirope”. Tuvo momentos bromistas hasta para presentar sus canciones, como un niño travieso anunció su canción “Corazón Partío” como primicia y con mucha picardía. El ritmo de la noche fue en aumento con canciones como “Camino de Rosas”, “Un Zombie a la Intemperie” o clásicos como “Looking for Paradise”. Dos horas de concierto que hicieron cantar y bailar hasta el final a todo el Auditorio de Marbella.

Para el cierre del concierto Alejandro cantó “Pisando Fuerte”, y se despidió muy cariñosa y humildemente de todo su público y sus músicos. Un gran repaso de las dos últimas décadas de trabajo del gran cantante y compositor Alejandro Sanz.

Comments